viernes, 26 de abril de 2013

Brighton







Y por fin llegó el día de la primera salida del pueblo. Nuestro destino: Brighton, una de las ciudades costeras más famosas de Inglaterra. Y es que es la zona donde los ricos londinenses iban a pasar sus vacaciones en épocas remotas antes de conocer las bondades de la costa española.




En el tren camino a Brighton
Hemos tenido un día de clases bastante ajetreado, con visitas al museo de Worthing y actividades en clase.  Los profesores son geniales, y los chicos están aprovechando el tiempo de clases. Una vez terminamos las clases tuvimos que salir pitando. No queríamos perder el tren a Brighton. Nuestro primer viaje en tren en Inglaterra, seguro que cuando vayamos a Londres ya estaremos cansados de tanto tren.


Brighton nos esperaba con un sol radiante, no es coña. Abrigos fuera y a ponernos morenos.



Si parece que están más atentos que en clase

Javier ha sido hoy el "team leader" ya que se conoce la ciudad porque había vivido en ella. Nuestro meeting point era el reloj de la torre, un monumento dedicado a la reina Victoria.

Llegamos a la estación


 De ahí fuimos paseando por la playa. Otra playa llena de piedras. No  se si saben que en España las playas son de arena ( o a lo mejor si que lo saben, por eso vienen todos los veranos a las nuestras)








Por la playa, ya quitándonos nuestros abrigos llegamos al Brigthon Pier, una construcción que se eleva por encima del agua, con una sala de juegos y atracciones y tiendas de recuerdos. Justo enfrente se encuentra el Sea Life Centre, el acuario que hemos visitado.




mirad que cielo más soleado










En el acuario
Brighton es conocida como la ciudad inglesa de los gays y las lebianas, y nos acercamos al barrio más gay de la ciudada, el Saint James Street area, con un mogollón de bares de esa orientiación. De ahí llegamos al Royal Pavilion, el símbolo de la ciudad junto al Pier. El Royal Pavilion es un palacio mandado construir por Jorge, no moneva, sino Estuardo, el cuarto de su nombre, y que tiene un estilo oriental, debido a las influencias de la joya de la Corona, la colonia india.

Son lugares de encuentro los jardines del Royal Pavilion, con animales tan fieros como las ardillas. Una se ha acercado a comer de lo que le daba María
¿era ésta la ardilla?







Un pequeño paseo por las lanes, la North lane, con sus cafeterías y tiendas bohemias,recuerdo de tiempos más bohemios y las Lanes, llenas de tiendas algo mas chic. A partir de ahí  no nos vimos las caras de nuevo hasta la hora de volver. Esperamos que no se hayan gastado demasiado porque mañana en Portsmotuh tenemos un shopping centre lleno de marcas exclusivas a precios muy reducidos. ( Mañana veremos cómo lloran


Lidia y otras que se han comprado unas zapatillas que pueden encontrar por la mitad de precio en ese centro)















Nada más. Un saludo a todos.