jueves, 25 de abril de 2013

Bowling for Worthing

Hoy era un día especial que solo pasa cada miércoles: "market day", el día del mercadillo, y todo el centro de Worthing estaba lleno de puestos de ropa, fruta, vegetales e incluso un puesto de comida tailandesa. Después de las clases hemos tenido dos horas hasta las tres para pasear, aunque no hiciese tan bueno como ayer, but this is England, and you never can wait for the good weather for doing something.










Después, a las tres fuimos a la bolera, donde aprendimos que el fin de ese juego era tirar unos bolos con una bola, aunque al principio pensábamos que lo que teníamos que hacer era intentar no dar a ningún bolo. De ser ese el propósito del juego Javier Guillén habría ganado a todos. También descubrimos que Erin no había ido mucho a la escuela, ya que parecía una profesional. Barrió a todos con su depurada técnica. Olga además aprendió que lo que tenía que golpear a los bolos era la bola, no ella... Y así un sinfín de anécdotas que seguro os harán llegar vuestros hijos.























Jorge sabe como coger la bola y posar

Erin batiendo récords 

´Maria's got style




Primer pleno de Sandra 





Lo importante es escoger una bola que nos siente bien
Ya desde las cuatro a las seis tiempo libre por la ciudad, que aprovechamos para ir a la playa a recoger caracolas, hacernos con lo último en British fashion. Tenemos que investigar que compró María G. que huyó de los profesores a devolverlo antes de que pudiéramos otear lo que llevaba.




















Mañana toca Brighton, y el viernes Porthsmouth y su outlet shopping centre, así que quien haya dado la tarjeta  a su hijo se va a arrepentir. Esperemos que se gasten todo estos días y así no les timarán en Londres, que es carísimo.



Mañana más news!!!



Lo importante no era ganar, sino pasar un buen rato