viernes, 1 de mayo de 2015

Haciendo honores al día del trabajador

Pues sí, ha sido un día en el que hemos hecho honor al 1 de mayo. Y es que hemos tenido clases por la mañana y por la tarde, sin tiempo para relajarnos en la ciudad. También es verdad que el tiempo no acompañaba.
Estamos trabajando, aunque parece que estemos dormidos

Por la mañana conversation class de nueve a doce, y aunque querían escaquearse por la tarde hemos tenido clases normales. Como dirían los catalanes, si l'hem pagat, l'hem de mengar (si lo hemos pagado, tenemos que comerlo) y por cansados que estemos es nuestra obligación ir a clase, aunque nos estéis leyendo desde la playa.

Así que poco hemos hecho fuera de la academia, con una hora no daba para más que hacer algunas compras, ir a Starbucks o a McDonalds'(no todas las cosas, sino una de ellas).
Al finalizar las clases ha tocado fiesta de despedida con un pequeño aperitivo y finalmente la entrega de diplomas, que os dejamos a continuación.

Una vez acabada toda la comida, somos españoles, no nos hemos britanizado, volvemos a casa. Estamos a la espera de salir corriendo al hospital por Carlos y Jorge, que ha decidido Carlos hacer una tortilla de patatas a su host family (es broma, sabemos que le va a salir bien, o por lo menos no los va a envenenar)

En otro orden de cosas, vamos a tener que gastar más dinero a la vuelta, porque hay un cambio de pasajero, a la ida vino María Pilar y ahora va a volver Pillar (estos ingleses con el spelling)


Mañana toca Londres, esperamos no perder a nadie, aunque por un módico precio os los perdemos en la capital del reino. Como vamos a volver muy tarde no creemos que podamos actualizar el blog, así que esperamos que nos sigáis a través de Twitter y de Instagram.

Subiríamos alguna foto más pero la que tenemos es la crazy photo de la academia y María G. no nos ha dado su permiso, aunque Ángel la tendrá colgada en su clase de recuerdo de nuestro paso por Cavendish School of English

Un saludo y nos vemos en dos días. O no, lo de perder deliberadamente a alguien iba en serio (ya os pasará Ángel el número de cuenta en el que podéis ingresar el dinero para aseguraros de que los perdemos)